jueves, 26 de mayo de 2011

Autoestima influenciada por los valores

Autor: Montes Jader


Los valores que debe practicar la sociedad en la cual vivimos, influyen de manera directa en ella, siendo la familia la célula principal de la misma, y la encargada de fomentar en cada uno de sus miembros los valores, con los cuales la sociedad se nutre; por su puesto de la mano con los avances de la vida misma a los cuales deben responder coherentemente de acuerdo al rol que se desempeña en ese momento. Necesario es recordar que el hecho de no poner en práctica los valores fundamentales nuestra sociedad ha incurrido a las innumerables faltas.

En la actualidad enfrentamos una realidad, formamos parte de una sociedad desvalorizada, desconfiada y con baja autoestima, la cual nos ofrece como principios algunos antivalores. La educación deberá considerar que la sociedad tiene una dinámica en la cual la escala de valores se altera continuamente, creando al mismo tiempo conductas opuestas.

La autoestima en la sociedad se ve afectada por la falta de valores, educación e información; esta comprobado que un niño con baja autoestima proviene de padres hostiles, bruscos, que le envían mensajes de desaprobación. En cambio, los niños con alta autoestima vienen de hogares con padres amorosos, positivos y exigentes.

Estos valores aprendidos en el hogar, posteriormente serán afianzados con los que recibirá fuera de este, los cuales le ayudaran a formar su identidad personal.

La autoestima ni se hereda, ni se compra, se aprende. Cuando un ser humano nace lo hace sin pasado ni futuro, va trazando su vida y así va acumulando experiencias y comienza a formarse una escala de comparación para valorarse a si mismo. La autoestima esta relacionada con los valores. En todas las familias se manifiestan diferentes tipos de ellos, como amor, cariño, ternura, hostilidad o resentimiento. Se espera que los miembros de una familia estén unidos por lazos afectivos positivos y por un interés común.

Un individuo con alta autoestima tendrá fe en todo lo que realiza, si bien solicita ayuda en los demás, lo hace porque al creer en si mismo escucha opiniones y es capaz de quererse y respetar a los demás. Es un individuo que irradia confianza, esperanza y se acepta así mismo. Al contrario, los individuos que tienen baja autoestima, se valoran poco o casi nada.

Vivir de frente a la realidad no significa aceptar nuestros defectos en forma pasiva, sino buscar alternativas para no repetir errores diciéndonos constantemente “yo soy así y no puedo cambiar”. Cada error es un obstáculo o un escalón en nuestro empeño por aumentar la autoestima y valores.

psicologia.laguia2000.com

1 comentario: